Poemas de Verónica Volkow

Sobre la autora:

Nació en la ciudad de México el 26 de abril de 1955. Es poeta, narradora, traductora y catedrática.

Estudió letras hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Después estudió la maestría en Literatura Comparada en la Universidad de Columbia, en Nueva York, y realizó el doctorado en letras en la UNAM. Se convirtió en doctora en letras y pasó a ser profesora universitaria en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Learning Tips: click on highlighted words to find their meaning and expand your vocabulary, you know, like a poet.

I.

El inicio

Estás desnudo
y tu suavidad es inmensa
tiemblas en mis dedos
tu respiración vuela adentro de tu cuerpo

eres
como un pájaro en mis manos
vulnerable
como sólo el deseo podría hacerte vulnerable
ese dolor tan suave con el que nos tocamos
esa entrega en la que conocemos
el abandono de las víctimas

el placer como una fauce
nos lame nos devora
y nuestros ojos se apagan
se pierden.

II.

Arcano 0. El loco

Amarró la noche en su alforja,
a ese Proteo imprevisto, la penumbra,
las promesas de lo ignoto y las cosas
que lo negro atesora:
el olvido perdido
del inasible sueño,
en el olvido un tiempo sin historia
y en el sueño sin tiempo,
una historia extraviada
y los frutos prohibidos
que resguarda la sombra.

Lo imposible es inolvidable.
Mitad vivimos cara hacia la noche
y en el borde del párpado inventamos.
Anhelo loco por despertar en un sueño,
porque son otros los jardines de la noche,
oitros los puertos y los horizontes.
Caminar caminar
hacia lo que aún no existe,
por lo intempestivo del rayo
o la vaguedad del naufragio.
En la noche fundar el día,
en el día abrir la noche.

III.

Arcano 1. El mago

¿Quién escuchó la voz del viento,
la palabra que dice,
su grito interminable en la montaña,
y descifró el lenguaje de los ruidos,
el galopar de letras del follaje,
y las «eles» del agua?
¿Quién atrapó con un nombre el fondo de la noche,
la rasgadura del rayo?
Poderes precisos de lo etéreo,
y un saber que rescata en manos de aire.
Lo eterno es hueco, es forma, es alma
—esa imposible sed de memoria.
Sin cuerpo y sin las cosas,
sólo viento y sueños, las palabras,
viento tejido por los sueños,
almas al aire que el silencio olvida,
estatuas de la ausencia insomnes,
despertar de la nada hacia la nada.

Hay sombras en los sueños
que no son de las cosas,
sino cuerpos quizá de las palabras,
ánimas de los nombres,
resurrección de la llamada.
Para poder morir son las palabras:
salvación profunda de lo ido,
tiempo enamorado que habla.

IV.

Arcano 12. El colgado

Inverso, suspendido
como hundido en un espejo, el colgado
es quizá una sombra
de alguna posibilidad más real.
Pisa el aire y no avanza,
acaso vuela o titubea
como hojas en suspenso,
golpea sus propios muros como péndulo,
fuera del tiempo
extraviado.

Fruto es pendiente de otro mundo
o tal vez va en la nada,
el colgado,
allá en otro lado del espejo.
Por lo inasible ahogado.
Es náufraga su voluntad sin tierra.
¿El viento que lo mueve
es una música en que danza
o es ya viendo el que danza
y con los astros gira y se detiene?
¿A quién su cuerpo suelto
en su obediencia escucha?
El mundo se interrumpe en el espejo,
y del otro lado es el mar
sin ser que nos enfrentan los reflejos.
¿Es ya un vértigo el canto de sirena,
su caída también un vuelo
en un mundo al revés?
A lo desconocido se va así,
perdido.

V.

Arcano 21. El mundo

Para atrapar al sol

pulí la piedra,

lavé mi corazón,
entré en el agua
y tuve al mundo atravesado
por un río diáfano y claro.

Un afán de brillante empuja al agua.
Lava en su espejo el mundo
que en lo fugaz se vuelve fuego nuevo,
rostro en blanco
y fragua de pureza;
flecha en lo real de manantiales.

En la imagen la cosa se destrenza,
se nos disuelve intacta.
Sabor de olvido el agua
brillante de reflejos.
Su correr es volar,
un desprenderse,
ser de abismo o quizás ave de nada,
sed de cielo o avidez de nada.

Y fue una piedra de aire entre mis dedos
el agua rota por lo inmenso.

VI.

Río

El río es sólo un brillo entre las rocas
que cae, cae
y canta un estallido incesante
como vidrio que nunca deja
por dentro de quebrarse.
Los árboles danzan en el viento,
danzan con perfección,

se mueven en un mezcla
de agitación y engranaje.
El viento, se alza el viento,
rumor que desglosa lo múltiple.
El lago cambia de rostros como un espejo,
en la tarde después de ser sol
se vuelve algo metálico.
Ahora el lago es azul
y paulatinamente transparente
como aire cercano hacia los bordes.
Entre la niebla el agua es una piedra,
la niebla cubre el bosque como un velo profundo
pero por todas partes está abierta.

VII.

Petición

Dame la humildad del ala y de lo leve,
de lo que pasa suave
y suelta el ancla,
la despedida ingrávida,
y el abandono al vuelo,
la cicatriz que avanza
como ala en su desierto

Dame la humildad del alma
sin cuerpo y ya sin cosas.
Ser la poesía y su luz,
tan sólo la poesía
y la región más de aire,
inaccesible al desastre.

Dame la luz sin límites
acechando adentro
y la noche que soy también y el barro,
con la estrella distante
que la sed no sacia.

Dame la humildad que suelte las cadenas,
la verdad que desnuda
el polvo, el hueso que me fraguan.
Sólo en lo que soy caigo,
me derrumbo.

Déjame andar sin equipaje,
leve,
abierta al horizonte.

VIII.

CANCIÓN DEL AGUA

Agua que en tu pureza
un cuerpo eres de luz.
Tu corazón es ángel
que nos lleva por adentro
eslabón transparente
con Dios de la creación.

Renuevas el recuerdo
del paraíso aun diáfano
desnudando en la tierra
el cielo en tu interior.

Espejo eres intacto
de hondura para el alma
que ensimismada afirma
caminos del amor.

¡Ay, agua que en lo denso
das luz a un corazón!

IX.

EL CANTO DE LA BELLEZA

Belleza que es cobijo a humana precariedad,
y aunque amarga sea a veces, infiel en las rodillas,
prometiéndonos brilla lo divino.
Apócope del sino, la belleza seduce
si arrastra en tierra falsa, su cielo verdadero.

Casi eres la gracia
y no es para estos ojos tu luz,
ni se comprende;
de más hondo ha ascendido,
tu hermoso jeroglífico de amor.

Y es que el amor es siempre
el más hundido enigma,
raíz para la tierra de toda encarnación.

Gracia que otorgas danza, entre los muros, brisa
y en volátiles fórmulas: eterna libertad.

Ojos muy profundos alcanzan la belleza
mas ojos más profundos: silencios del amor.

El enigma captura una luz anudada
Una luz que es promesa de fuente de verdad.

Belleza que apareces susurrando el origen;
ángel de voz sin fondo,
recordando lo eterno, adormeces la muerte.

X.

ROSAGRAMA PARA NADIA BORISLOVA

Tu mano en la guitarra es una rosa
de dedos que persiguen la otra rosa
puntual y musical entre sus órbitas,
que hilas ágilmente entre las cuerdas:

sonora rosa exacta en las secuencias
que es huella aún de una otra: eterna y pura.
Perfecta profusión y urdido centro
profiere la creación que nos ensambla.

¿Tejido es la guitarra o añoranza
de estrellas en su músico ovillar?
Rosa tu huella digital que entona,

del rito sideral, soñada aún rosa
y en su cosmos perfecto, voz primera
de aquel perdido prístino concierto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.