Selección de Manuel Osorio Calatrava

Manuel Osorio Calatrava (1910-1970), uno de los poetas y compositores venezolanos más influyentes en su época y de la cultura nacional, hizo una gran recopilación de libros, poemas y canciones, entre los más sonados se encuentran Uni-Verso: poemas pan-vitalistas (1942), El alma bajo las estrellas (1958) y La vendimia de Fausto (1966).

El tono de los poemas de Osorio Calatrava tienden un puente que nos lleva a la obra de Andrés Boulton Figueira de Mello, autor de una poesía sacada de quicio, delirante y de pretensiones siderales. Producto de una verdadera liberación de la escritura y emancipación psicotizante del verbo.

Learning Tips: click on highlighted words to find their meaning and expand your vocabulary, you know, like a poet.

1.

El Beso

Yo buscaba su alma en los temblores
de su voz cuando hablábamos, y había
una vaga y azul melancolía
en la plata lunar de los alcores.
Buscábala en sus cándidos rubores
cuando su mano estaba entre la mía,
y en la estrella lejana que encendía
sus ojos en celestes resplandores.
Yo buscaba su alma, hasta que un día
ardió la esquiva flor de sus pudores
en el oculto fuego en que yo ardía;

entonces, en un tálamo de flores
descubrí que su alma se escondía
en sus labios, divinos pecadores.

2.

Toda deseada

Hermosa toda eres:
desde el arco de cielo de la frente
hasta las diez rosadas medias lunas;
pan tostado en el homo de mis besos;
toda olorosa a trópico encendido;
linda desde los pies hasta los cabellos;
querida toda, toda deseada, nieve y fuego a la vez: morena y blanca.
Milagro de dulzura de tus dientes
cuando los beso: para el beso mío
Dios te los hizo de marfil celeste;
y para hacer dos nudos
-símbolo del amor fuerte y eterno

Dios, amasando sándalo y crepúsculo,
te puso en cada mano cinco dedos.
hermosa toda, toda deseada,
cloris, la de mis lágrimas y besos.
Líbrate, amada, del rencor de Venus
y del odio de Diana;
la primera te envidia por tus senos
y por la luz de amor de tu mirada;
la segunda aborrece
tus pies, porque florecen en mi alma,
y el arco de tus muslos y tus piernas
cuando tenso de amor, se tiende y canta.
¿Quién como tú en la tierra y en el cielo,
querida toda y toda deseada?

3.

ELEVACIÓN

Cuando buscaba a Dios para pedirle su consuelo
para librar mi vida del dolor llegaste tú
Trayéndome en tus ojos un azul, azul de cielo
que en mi tristeza fue canto de amor y alba de luz

Mi corazón que triste de congojas se mustiaba
cual una flor marchita, sin aroma ni color
Se me volvió una estrella
y hacia el cielo que buscaba
llegó al fin por tus ojos celestial elevación

Sentí mi elevación, al fin mirándome en tus ojos
Mi elevación llegó llevándome hasta tí
cielo de amor
Pero si tu te alejas me matará tu olvido
y ya más no podré elevarme otra vez
hasta el cielo perdido

No dejes que otra vez sin tí la mística ternura
Que a mi vida llegó tornándome feliz, parta veloz
no dejes que las alas se rompan en el vuelo
Sostén mi elevación, golondrina de amor
Mensajera del cielo…

4.

¿Por qué morir?

Aunque sea para soñar,
vale la pena este vivir.
Y si vivimos para amar,
¿por qué morir?

Aunque tengamos que llorar
y aunque tengamos que sufrir,
si llega el día de cantar,
¿por qué morir?

Si Ella jamás ha de llegar.
Si Ella jamás ha de existir.
Mientras la puedo desear,
¿por qué morir?

Si hay unos labios que besar
y una palabra que decir
y otra palabra que escuchar,
¿por qué morir?

Si siempre es hora de esperar,
y siempre es hora de partir,
y hay un camino por andar,
¿por qué morir?

Manuel Osorio Calatrava
Venezolano

5.

Uni-verso

En mi sangre hay dioses ubicuos
en los millones de glóbulos que se ayuntan con savia de piedra y semen de chivo.
Tengo ojos pétreos para ver las formas duras,
pupilas de agua para ver las formas blandas.
Mis brazos de madera se abrazan con el viento
que hace mover el fuelle de las grandes montañas

6.

Delirios

Soy el hijo de la hija del hermafrodita. Y asimismo corbetas imposibles y gangrenas en el peristalsis de una picúa bifurkada. Soy el contrario del delirio o uros salados. Soy caravanas fritoftirias en salsa de moka. Soy gritos inaudibles. Soy la supersangre del mañana. […] Soy señales de tránsito entre crepúsculos culeados. Soy campanas y jobo. Soy imposible a digerir. Soy Paulo VI y la ciencia sin perfumes. Soy el que trata de gaguear lo descrito en su observatorio invisible.

(Fragmento de su poemario Sérpulas 1965)

7.

Tus Pies

Claveles de mi sangre regaría
para tu pie desnudo, si pudiera
lograr que perfumara y floreciera
la sangre de mis venas, diosa mía.

Alfombra de mis besos tendería
para tus pies y con mi vida entera
-alma y carne, pagana primavera
tu sonrosada planta besaría.

Dedos de luna con perfume agreste;
talón venusto en sangre de jazmines;
uñas de sol dormido en los cerezos.

Dame tu pie desnudo, pie celeste,
y déjame calzarle los chapines
cálidos y sedosos de mis besos.

Y seguramente los españoles y también los de
este lado del charco el de
Miguel Hernández:

Por tu pie, la blancura más bailable,
donde cesa en diez partes tu hermosura,
una paloma sube a tu cintura,
baja a la tierra un nardo interminable.

Con tu pie vas poniendo lo admirable
del nácar en ridícula estrechura,
y donde va tu pie va la blancura,
perro sembrado de jazmín calzable.

A tu pie, tan espuma como playa,
arena y mar me arrimo y desarrimo
y al redil de su planta entrar procuro.

Entro y dejo que el alma se me vaya
por la voz amorosa del racimo:
pisa mi corazón que ya es maduro.

Igualmente en nuestra lengua debe haber varias
decenas de o tal vez cientos de poemas dedicados
en alguna parte o en todo a los pies de la mujer.
No llegamos a compararnos con los franceces,
que se podría escribir una antología
del tamaño de una enciclopedia, pero hay varios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.