Poemas de Alfredo Chacón

Alfredo Chacón nació el 11 de junio de 1937, en San Fernando de Apure, capital del estado Apure (Venezuela).

Para Chacon, la poesía es el mundo verbal constituido por los poemas habidos y por haber dentro del mundo entero. Y los poemas en que consiste la poesía son la encarnación del habla de una humanidad que se busca a sí misma en el límite de su capacidad de significar y expresar las incitaciones del sentimiento, el pensar, el pensamiento y la imaginación. La poesía es el ámbito del quehacer humano donde se celebra la más fecunda convergencia de la experiencia del lenguaje y la experiencia de la vida. La celebración de tan espléndida convergencia reside en el poema y se comparte a través de la lectura, la escucha y la rememoración de su texto. Así, tanto en su incalculable repercusión personal como en su impredecible proyección colectiva, la poesía vale como el polo opuesto del suicidio cometido cada vez que se reduce la vivencia de lo humano al exhibicionismo subjetivo o al autoritarismo sentimental o doctrinario; y cada vez que al pensar, hablar o escribir se niega de hecho la posibilidad de contactar con el lenguaje más allá de su utilización servil o puramente instrumental.

A fines de 1961 (a los veinticuatro años) publica su primer libro, que incluye «Saloma», poema que le da nombre al conjunto.

En 1969 Chacón publica su segundo poemario: Materia bruta. Hasta 2015, su obra poética en sentido estricto, que no incluye su indispensable reflexión crítica sobre la cultura, la política, la literatura y la poesía venezolanas, está contenida en diez libros.

Desde hace cinco años viene escribiendo el poemario Quién dice qué.

Learning Tips: click on highlighted words to find their meaning and expand your vocabulary, you know, like a poet.

1.

Resto de cuerpo

El corazón de ahora
no es
el corazón que era

Era puro latir
ahora es hueco

Nada resuena Hacer sonido por repercusión. en él
pero en mi cuerpo resuena
el corazón ausente

Mío es el cuerpo sin corazón
Yo soy el cuerpo
donde el corazón no late

Resto de cuerpo

2.

Todo lo posible

Uno hace lo posible
por sentir
con los ojos abiertos

Pero al final
cuando todo se convierte
en lo que ya hemos sentido
volvemos a sentir
el golpe del destierro Pena que consiste en expulsar a alguien de un lugar o de un territorio determinado, para que temporal o perpetuamente resida fuera de él. .

3.

Empeño

El poema
exhala las palabras
de su voz
empeñado Insistir con tesón en algo. en decir
siempre lo mismo

4.

Resto

Memorias reducidas
a cadáveres

apiladas Poner una cosa sobre otra haciendo pila en el último recodo
del día

olvidadas
al borde de la fosa común
que la espera.

5.

El poema

Quiero el silencio
pero no lo alcanzo

No sé cómo alcanzar
ni siquiera el silencio

Sigo intentando hacer el mío
ese decir
que me desmienta Sostener o demostrar que un dicho o hecho es falso .

6.

Todo el tiempo

Ir
como andar
sin rumbo único
pero con tiempo para ser criatura
del tránsito deseado

Ir como el viviente Que vive transitorio
que tiene todo el tiempo para andar.

7.

Por sí solas

No dice
quien ruega a las palabras
que retornen
adonde siempre las quisiera escuchar
Dicen
las palabras que por sí solas retornan
Que siempre vuelven
a decir lo mismo.

8.

Insolencia

El susto que me tienta Sagacidad o industria y arte con que se pretende averiguar algo
hacia adelante
va trazando su huella precursora
en tierra llana
Si entretanto
pudiera contemplar
toda la llanura que me espera
no comenzaría a recorrerla
Permanecería ante ella
guarecido Acoger a alguien, ponerlo a cubierto de persecuciones o de ataques, preservarlo de algún mal. en el umbral Parte inferior o escalón, por lo común de piedra y contrapuesto al dintel, en la puerta o entrada de una casa.
de mi próxima ausencia

9.

Palabras

Palabra junto a palabras
o palabra entre palabras
las palabras no se encadenan
ni encadenan
Las palabras se abren
para darnos paso.

10.

DEL RUMOR
DE MIS LÍMITES

Retraerse. Crujir
de frío y de calor afuera.
Volver a entrar
umbral Saciado, harto de intemperie.
Seguir en esta duración
sin historia
con sólo desgarrones Rasgón o rotura grande del vestido o de otra cosa semejante y sabores,
premuras y albricias Regalo que se da por alguna buena nueva a quien trae la primera noticia de ella.
que no llegan a ser
lo que se quiere refutar Contradecir o impugnar con argumentos o razones lo que otros dicen. , acoger,
lograr que nos concierna.

Quiero hablarte, palabra,
ser tu voz
y que tú seas la palabra de mi voz.
Te convido a decir
seguro de que dices
pero no conmigo
sabiendo que yo digo
pero no contigo.
Te convido a decirnos.

Como en juego
disuélveme, perdóname,
dame tu absolución Acción de absolver .
Sigue fingiéndome
entre tanto,
no abandones todavía
a mi apariencia.

Por el ahora se sabe
que a todos algún día
nos tocó decir
lo que sólo uno de nosotros dijo:
“Las cartas de amor que escribí en mi infancia
eran memoria de un futuro paraíso perdido”.
Homenaje a Juan Sánchez Peláez.

La voz de un poeta
se escucha en la espesura
de todos los poemas
y se llama dicción.

La prueba de la existencia de un poeta
se encuentra
en la invención que hace su voz
de la palabra.

Como la voz de un poeta
no se puede escuchar
sino en una palabra
inventada por el silencio de esa voz,
tengo la prueba
de la existencia de un poeta
de la invención que él y yo hacemos
del poema
en la espesura Cualidad de espeso de su voz.
Para Alejandro Oliveros.

Cómplice, insalvable Que no se puede salvar compañera
de mi culpa,
sigue siéndolo conmigo
y como si tu culpa fuese mi regalo.

¿Qué quieres
que yo no sea
otra cosa sino vista ciega
o que yo sea
la piel que te recubre y se estremece Hacer temblar algo ?

Con presencia
sin forma
el toque de la mano
insaciablemente sentida.
Palabra instigadora Inducir a alguien a una acción, generalmente considerada como negativa.
del rumor de mis límites,
carnada Cebo animal para pescar o cazar echada en cualquier parte
de mi mar sin fondo,
llegar a ti
por el trasluz Luz que pasa a través de un cuerpo traslúcido de este pensar
en el que escribo,
es lo más que presumo.
Seguir contigo sería demasiado.
Ni tú ni yo
somos capaces
de soportar tanto apremio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.