Fragmentos del Cantar de Mio Cid. Extractos de Yolanda Muñoz Gómez.

El Cid deja sus casas y tierras De sus ojos tan fuertemente llorando, volvía la cabeza, se las quedaba mirando: vio puertas abiertas, postigos sin candados, y las perchas vacías, sin pieles y sin mantos, o sin halcones, o sin azores mudados. Suspiró mio Cid, que se sentía muy preocupado; habló mio Cid, bien y muy mesurado: “grancias doy, señor padre, que estás en lo alto, esto me han urdido mis enemigos malos.” El Cid pasa por San Pedro de ...

Read More