Poemas de Lubomir Levchev

Llegó la muerte en Navidades hacia las dos y media de la noche. Con celeste gañido furibundo le saludó mi perro sentenciado. Y corriendo acudí descalzo y agotado los miré, él y ella oscurecidos, las dos sombras con dientes luminosos. Hace trece años, con lazo rojo al cuello, cuando empezaba a ver y a caminar, me lamió esta bestia, llamada Fidelidad. En vano la nombramos Gay, para que nunca fuera César como la mayoría de los perros. Nadie aún ha podido traspasar su propio ...

Read More