Poemas eróticos, sesión 5

Me despierta Tú olor entre las sábanas. Vengo junto a Ti, que te me expandes En la carne agradecida, con ímpetu solar. Digo Junto a Ti. Vuelvo a decirlo. Y para algunos, poquísimos amigos Es hoy este rubor confidencial: Nadie sabe Que, a Tu sombra, gusto vivo, El ápice frutal de mi deseo sabe intacto, Anterior al paladar de su lenguaje, Como aquella manzana de Cézanne Exacta sobre el fondo. Sin gusano.

Read More

Poemas eróticos, sesión 4

Vive para el placer. Tan solo evoca, en sus largas y trémulas miradas, un abismo de noches desmayadas de los hambrientos besos de mi boca. Siente el vaho del festín. Y se desflora la cabellera en rubias llamaradas, mientras sueña en mis glorias consagradas a su opulencia de bacante loca. vive para el placer. Y en mi locura, me siento como atado a tu hermosura, y aplaudo sus eróticas quimeras. Porque hay una expresión del Arte augusto en la osada turgencia de ...

Read More

Poemas eróticos, sesión 3

Yo miraba tus manos e inventaba historias de aleteos sobre mis pechos, de roces suavísimos entre mis muslos. Al instante pétalos y plumas acudían en una lluvia inesperada a mojarme los sentidos. Aprendí así a estar eternamente sedienta de panales, mientras miraba yo tus manos. Encabritado mi deseo se enredaba entre tus dedos mientras un mar tibio me bañaba en un amanecer sin viento.

Read More

Sonetos eróticos de Miguel Rasch Isla

De pámpanos y rosas coronada la frente, y de ojeras cercada la pupila sombría, la bacante desnuda resplandece en la orgía, como viva columna de alabastro luciente. Espuma en los cristales el licor. De repente ella erige una copia con ritual gallardía, y ante el coro entusiasta que la aplaude y ansía, sin pudores la vuelca sobre el seno turgente. El licor se desborda por el busto de flores, y una red de collares y un cendal de fulgores improvisa ...

Read More

Poemas Eróticos, sesión 2

Como en un lecho me tendí en el mar. Hechizada por musgos y por linos tuve acoso de brazos peregrinos que me echaban las ondas al pasar. Contra mi carne se batió el azar. El agua –furia, vértigos y vinos– se entretenía con los bordes finos de mis caderas, blancas de esperar. Entonces: grave, pálido, insereno, llegaste como llega siempre el mar y tu mirada me rompió este seno. Ni Dios mismo nos pudo separar: cuando una ola te volvía ajeno entrabas en ...

Read More

14 mejores Poemas Eróticos

Tú: escalofríos; tú, escalando mi espalda con tus dedos; tú, trepando los de mi ser… y los de mi piel también. Tú: accidente; tus manos tocando mis rodillas; tus labios, chocando con cada una de mis curvas. Tu lengua a oscuras en mi cuerpo, sin miedo a caer en mi ombligo, o a perderse en el fondo de mi corazón. Tú: deshielo; tus dientes en mi cuello mordiéndome un beso; tú, ...

Read More