Poemas de Emile Verhaeren

El jardín de las llamas no es más que un doble espejo que por la noche cristaliza en oro, un silencio blanco que desciende hacia el horizonte de mármol, una inmensa sombra azul bajo la arboleda, sin viento, sin aliento, vive, como las estrellas, a través del aire translúcido, bajo el polvo infinito que parece nieve, cerca de la cobriza luna pálida, en brillante quietud, es el tiempo de Dios, donde la mente está embrujada en pos de la eternidad pura e inmutable que sucede ...

Read More