Mi época de amarte, Cartas entre Manuela y Simón

Learning Tips: click on highlighted words to find their meaning and expand your vocabulary, you know, like a poet.



Cuartel General en Guaranda, a 3 de julio de 1822
A la distinguida dama, Sra. Manuela Sáenz

Apreciada Manuelita:
Quiero contestarte, bellísima Manuela, a tus requerimientos de amor que son muy justos. Pero he de ser sincero para quien como tú me lo ha dado. Antes no hubo ilusión, no porque no te amara, Manuela, y es tiempo de que sepas que antes amé a otra con singular pasión de juventud, que por respeto nunca nombro.

No esquivo Evitar, rehusar tus llamados, que me son caros a mis deseos y a mi pasión. Sólo reflexiono y te doy un tiempo a ti, pues tus palabras me obligan a regresar a ti; porque sé se que esta es mi época de amarte y de amarnos mutuamente.

Sólo quiero tiempo para acostumbrarme, pues la vida militar no es fácil ni fácil retirarse. Me he burlado de la muerte muchas veces, y esta me acecha delirante a cada paso.

Qué debo brindarte: ¿un encuentro vivo acaso? Permítame estar seguro de mí, de ti verás querida amiga quién es Bolívar al que tú admiras. No podría mentirte.

¡Nunca miento! Que es loca mi pasión por ti, lo sabes.

Dame tiempo, Bolívar.

El Garzal, a 27 de julio de 1822
A su excelencia General Simón Bolívar

Muy señor mío:
Aquí hay de vivaz Eficaz, vigoroso todo un hechizo de la hermosa naturaleza. Todo invita a acantar, a retozar Dicho de una persona o de un animal: Saltar y corretear alegremente. ; en fin, a vivir aquí. Este ambiente con su aire cálido y delicioso, trae la emoción vibrante del olor del guarapo Jugo de la caña dulce exprimida, que por vaporización produce el azúcar que llega fresco del trapiche Molino para extraer el jugo de algunos frutos de la tierra, como la aceituna o la caña de azúcar , y me hace experimentar mil sensaciones almibaradas Blando y meloso en el trato y en las palabras . Yo me digo: este suelo merece recibir las pisadas de S.E. El bosque y la alameda Sitio poblado de álamos de entrada al Garzal, mojados por el rocío nocturno, acompañarían la llegada de usted, evocando la nostalgia de su amada Caracas. Los prados, la huerta y el jardín que está en todas partes, servíranle Estar sujeto a alguien por cualquier motivo haciendo lo que él quiere o dispone de inspiración fulgurante Brillar, resplandecer, despedir rayos de luz de su amor de usted, por estar S.E dedicado casi exclusivamente a la guerra.

Las laderas y campos brotando flores y gramíneas Dicho de una planta: Del grupo de las angiospermas monocotiledóneas, con tallo cilíndrico, comúnmente hueco, interrumpido de trecho en trecho por nudos llenos silvestres, que son un regalo a la vista y encantamiento del alma. La casa grande invita al reposo, la meditación y la lectura, por lo estático de su estancia Mansión, habitación y asiento en un lugar, casa o paraje . El comedor, que se inunda de luz a través de los ventanales, acoge a todos con alegría; y los dormitorios reverentes al descanso como que ruegan por saturarse de amor.

Los bajíos Dicho de un terreno o lugar: Bajo y que tiende, por su situación, a anegarse o empantanarse a las riberas del Garzal hacen un coloquio para desnudar los cuerpos y mojarlos sumergidos en un baño venusiano; acompañado del susurro de los guaduales próximos y del canto de pericos y loros espantados por su propio nerviosismo. Le digo yo, que ansío de la presencia de usted aquí. Toda esta pintura es de mi invención; así que ruego a usted que perdone mis desvaríos Dicho o hecho fuera de concierto por mi ansiedad de usted y de verlo presente, disfrutando de todo esto que es tan hermoso.

Suya de corazón y de alma, Manuela

Cuartel General de Lima, 13 de septiembre de 1823
A la señora Manuela Sáenz

Mi buena y bella Manuelita:
Profunda preocupación tiene mi corazón, a más de mi admiración por tu valentía al enfrentarte al anatema Excomunión de la luz pública, en detrimento Deterioro, daño o perjuicio. de tu honor y de tu posición.

Sé que lo haces por la causa de la libertad, a más que por mí mismo, al disolver, con la intrepidez Arrojo, valor en los peligros que te caracteriza, ese motín que atosigaba el orden legal establecido por la República, y recomendado al general Solom en Quito.

Tú has escandalizado a media humanidad, pero sólo por tu temperamento admirable. Tu alma es entonces la que derrota los prejuicios y las costumbres de lo absurdo; pero he de rogarte prudencia, a fin de que no se lastime tu destino excelso en la causa de la libertad de los pueblos y de la República.

Prefiero que vengas a Lima, a fin de hacerte cargo de la secretaría y de mi archivo personal, así como los demás documentos de la Campaña del Sur.

Con todo mi amor, Bolívar.

Quito, septiembre 23 de 1823
S.E Simón Bolívar

Señor:
Bien sabe usted que ninguna otra mujer que usted haya conocido, podrá deleitarlo con el fervor Celo ardiente hacia las cosas de piedad y religión y la pasión que me une a su persona, y estimula mis sentidos. Conozca usted a una verdadera mujer, leal y sin reservas.

Suya, Manuela

You May Also Like

Cartas de amor de 10 personajes históricos

Cartas de Amor, sesión 1

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.